Estrategia empresarial y profesional

3 compromisos profesionales para el nuevo curso

Publicado el 30 septiembre, 2014 | Ricardo Peñalver García | Emprender

Septiembre es el mes del inicio del curso, una época que, al igual que ocurre en año nuevo, nos incentiva al cambio y a la mejora. En el caso de septiembre, más en el plano profesional que en el personal, el predominante en los primeros días del año en los que todos dejaremos de fumar, aprenderemos inglés y “esculpiremos” nuestros cuerpos en el gimnasio tras los estragos causados en las copiosas comidas navideñas.

Estos cambios se producen a nivel general en toda la sociedad tras el parón vacacional y de forma paralela al inicio del curso escolar.

El mundo del marketing no pasa por alto esta situación y siempre por estas fechas nos sorprende promoviendo hábitos consumistas tendentes a renovar la ropa de nuestro armario, a redecorar nuestras casas o a suscribirnos a fascículos y colecciones de todo tipo y para cualquier público.

Compromisos para el nuevo curso

Desde el punto de vista empresarial y profesional es el momento de retomar proyectos y encargos que en verano quedaron latentes a la espera que todo se “reactivara” y volviera a la normalidad.

Además, es el momento de la planificación, la formación y la estrategia, que son las tres claves a tener en cuenta para garantizar el futuro y supervivencia de la empresa.

Formación

Septiembre es el mes del inicio del curso en la formación, reglada y no reglada.

Idiomas, informática, formación continuada, reciclaje profesional y cursos de toda índole se inician durante las primeras semanas de otoño.

Banner PlaytaformaPromovidos por las propias empresas o a iniciativa de los propios empleados y profesionales es un momento perfecto para formarse de cara a mejorar nuestras habilidades, siempre de la mano de la planificación y estrategia profesional o empresarial que vayamos a desarrollar en el futuro.

Ya hemos hablado en anteriores artículos de la necesidad de formarse de forma continuada y de cómo la formación online es nuestro mejor aliado para conseguirlo. Por disponibilidad, por ser compatible con nuestra vida personal y nuestro trabajo y por un factor diferencial de este tipo de formación: la personalización y especificidad de los programas que nos permiten formarnos en habilidades concretas sin tener para ello que estudiar un programa curricular mucho más amplio.

Planificación

El carácter cíclico de la actividad empresarial refuerza la idea de que hay unos meses en los que se concentra la actividad de todo el año, otros meses de “descanso” en los que se reduce el ritmo y una época en la que, además de cumplir con el calendario establecido, se planifica cómo se distribuirá la actividad de la empresa en el futuro.

Podemos distinguir tres estadios en esta planificación

  • Ajustar a la realidad la actividad de la empresa prevista en la planificación anterior para los meses que faltan hasta terminar el año. La planificación intenta anticipar pasos a seguir y acciones a realizar, pero la realidad y el día a día pueden condicionar esta planificación y adaptar los resultados y expectativas a la realidad.

 

  • Planificar la actividad del próximo ejercicio. En este estadio deberemos tener en cuenta las actividades que la empresa realiza normalmente y las que tiene previsto realizar en el futuro.

 

  • Es en esta fase cuando hay que asegurarse de abandonar actividades poco rentables o con poco recorrido y cambiarlas por la nuevas actividades planificadas para asegurar la continuidad de la empresa en un mercado muy cambiante.

Estrategia

Aunque es evidente que no todas las empresas que tienen un plan acaban triunfando y perpetuándose, ya que hay planes que simplemente fracasan por ser inadecuados, sí que parece seguro que sin una estrategia prefijada la viabilidad del proyecto empresarial o profesional puede verse seriamente comprometido en un plazo breve de tiempo.Septiembre es el mes de la planificación y eñ desarrollo de la estrategia empresarial

En un mundo y una sociedad tan cambiante de la mano del desarrollo de la tecnología, todo transcurre a gran velocidad. Por esta razón es importante que prestemos atención a estos cambios tecnológicos y cómo estos condicionan la evolución del comportamiento del mercado, que es el que va a dictar las normas y tendencias que validarán o invalidarán nuestro proyecto empresarial.

En este sentido hay que entender la estrategia como un todo que afecta a la organización de la empresa en el que se tendrá en cuenta el contexto en el sentido más amplio en el que se desarrolla la actividad y conjugarla siempre con un plan de  formación y capacitación que capacite al personal que vaya a llevarlo a cabo y una planificación adecuada de los mismos que los ponga en marcha en el momento más oportuno.

Material utilizado
Citado a continuación

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sobre el autor

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, doctorado en la de Viena y postgrado en gestión cultural. En verano de 2004 se incorporó a la redacción de Radio Praha, donde trabajó como corrector de español, redactor para las emisiones de español, inglés y alemán, y locutor. Posteriormente, inició sus estudios de licenciatura en Economía. Entre su trayectoria posterior, cuenta con la experiencia como asesor al Gabinete del Departamento de Salud y Consumo dle Gobierno de Aragón, en calidad de experto TIC y responsable de coordinación con el Gabinete de Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>