pinocho

Mentir en el trabajo o cómo salvar tu empleo

Publicado el 21 febrero, 2013 | Chema López Espejo | Motivación

Mentimos en el trabajo. Vamos a ser sinceros ahora que estamos a solas. Reconócelo. Una mentira a tiempo te ha podido salvar de una bronca por no haber hecho tu trabajo e incluso te ha permitido alguna vez conservar el empleo. Algunas son más piadosas y otras más graves pero, en cualquier caso, intentar omitir la verdad se ha convertido en una práctica habitual, especialmente con los jefes más tiranos e incluso en nuestro currículum.

La mentira puede llegar a tales extremos que suponga un problema para la empresa. Vayamos a un ejemplo real. Nueve de la mañana de un día cualquiera, cinco empleados del área de sistemas informáticos de un banco importante de España se reúnen con su jefa para presentarle un estudio sobre una nueva aplicación. Todo transcurre con normalidad hasta que llegan a una diapositiva donde explican que van a distribuir el programa en diferentes husos horarios. La jefa levanta las cejas y, con cara de asombro, dice: “Os habéis equivocado, huso horario no lleva hache”. Los trabajadores se miran y el que está presentando comenta: “Tiene razón. Disculpe el error”.

Acorralado ante las preguntas

Esta situación sacada de la vida real refleja que el espíritu de supervivencia nos hace mentir en el trabajo. El pasado mes de octubre Johannes Abeler, de la Universidad de Oxford, publicó un estudio en el que se formulaban preguntas a las mismas personas en contextos diferentes: en su casa y en una oficina. Los resultados fueron claros. Cuando respondían desde la tranquilidad de su vivienda siempre decían la verdad, mientras que si les hacían preguntas comprometidas en la oficina la mentira volvía salir a la palestra.

Mentir, trabajo, deporte, verdad

Armstrong ha sido acusado de ocultar que se dopaba.

En la mayoría de los casos, los trabajadores mienten ante situaciones en las que se sienten entre la espada y la pared, ante un jefe que actúa como un tirano o en contextos donde el empleado se siente en fuera de juego. Por ejemplo, mucha gente que nos esté leyendo seguramente ha “tenido” que decirle a su jefe o jefa en alguna ocasión lo bien que le quedaba esa camisa sacada de nuestras peores pesadillas y que le sienta fatal.

Los que mienten viven más estresados

Aunque lo dudes, en algunas ocasiones, decir la verdad te ayudará a llevar mejor el trabajo diario y también tu relación con tus superiores. En 2011, la Universidad de Drexel, en Philadelphia (Estados Unidos), concluyó que los empleados que mienten continuamente estaban más estresados que los que solían decir la verdad. El mismo estudio apuntaba que uno de cada cuatro ejecutivos admitía que mentía habitualmente y un 39% solía exagerar lo que decían para tener más repercusión.

Es el momento de empezar a decir la verdad. O a lo mejor no.


Información complementaria


Material utilizado

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sobre el autor

Licenciado en Periodismo por la Universidad Europea y máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Desde que terminó la carrera en 2005 ha desarrollado su trabajo en medios impresos como Expansión, Actualidad Económica o El Mundo. Miembro de la publicación digital elmundodewayne.es desde sus inicios. Ahora, lanzado a la aventura digital con acento económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>