Presion

Mi jefe me amarga la vida

Publicado el 15 febrero, 2013 | Livia Álvarez Almazán | Motivación

Te levantas con el estómago del revés porque la sola idea de ver la cara de tu jefe te agobia. Por no hablar de la reunión a primera hora de la mañana, en la que seguro que te pone en evidencia. Has probado ya a defender tu punto de vista de forma educada y no te ha servido de nada. A mantenerte en silencio para no propiciar ninguna discusión pero la bronca te cae igual y encima se te llevan los demonios por no defenderte. Tu jefe te amarga la vida.

Si tu situación es ésta o es parecida, te planteamos algunas preguntas que puedes hacerte:

1. ¿Qué es para ti “me amarga”?

Define el concepto con la mayor precisión posible e incluso escríbelo -si has usado otro, define el que hayas usado-. Por ejemplo: es no poder expresar lo que pienso ni cómo me siento porque al hacerlo siempre acabamos en una discusión; o es que me hable de forma maleducada y con un tono de voz elevado; o es que nunca me explica lo que quiere y siempre me dice que lo hago todo mal.

El objetivo de esta reflexión es que averigües qué es exactamente lo que te afecta, lo que choca frontalmente contigo y con tus valores. De tu definición, surgirán nuevas preguntas. En las anteriores definiciones de amargar -y es posible que en la tuya propia- surjan conceptos como “nunca, siempre”. ¿Seguro que nunca, ni una sola vez? ¿Seguro que siempre, todas y cada una de las veces? ¿Cómo te amarga tu jefe?

2. ¿Qué parte de tu vida te amarga tu jefe?

¿Las 24 horas del día, incluso cuando duermes porque te quita el sueño? ¿Todos tus días laborables? ¿Exclusivamente en los momentos de reunión? ¿Te amarga también tu vida personal? ¿Llegas a casa y la pagas con tu pareja o con tu familia? Establece hasta qué punto te afecta esa sensación.

3. ¿De quién o de qué depende que te amargues?

¿Realmente piensas que depende de tu jefe? Las sensaciones y los sentimientos no se provocan, sino que dependen única y exclusivamente de la persona que los siente. La prueba es que, frente a un mismo estímulo, las respuestas son diversas: frente a una actitud agresiva, por ejemplo, cabe la rabia, el miedo, la indiferencia… La responsabilidad sobre ti, tus acciones y tus sensaciones es tuya. Además, puedes modificarlas. Eres capaz de encontrar nuevas formas de actuar y también de sentirte de otro modo, simplemente se te ha olvidado que puedes hacerlo porque llevas mucho tiempo funcionando de la misma manera.

4. ¿De qué forma útil puedes describir tu situación actual?

No vale “de ninguna”. Te puede servir comenzar como “he aprendido que…”, “me he dado cuenta de que…”, “estoy comprendiendo que…”

5. ¿Qué puedes hacer que no hayas hecho hasta ahora?

Si sigues actuando de la misma manera, lo más probable es que obtengas los mismos resultados. Por un momento y aunque pienses que ya lo has probado todo, liberta tu mente para aceptar que puede haber algo que no se te haya ocurrido hacer: plantearle la situación a tu jefe, exponerle cómo te sientes, modificar tu actitud o reaccionar de otro modo -no por ello vas a dejar de ser tú-, comenzar a buscar otro trabajo, denunciar la situación, etc. También puede ocurrir que después de todo, te compense seguir en la misma situación porque tienes otros beneficios añadidos. ¿Por qué no?

Cuando adoptas el papel de víctima, estás depositando la responsabilidad de tu vida en los demás. Es un papel que genera adicción y que hace posible la existencia de otros papeles: el de “verdugo” y el de “salvador”, un triángulo en el que puedes quedar atrapado. La responsabilidad de tu vida es solo tuya, con todo lo que ello conlleva. Si no te gusta el rumbo que está tomando, cámbialo, haz algo diferente.

Material utilizado

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sobre el autor

Licenciada en Ciencias de la Información, rama Periodismo, por la Universidad Pontificia de Salamanca. Coach ejecutiva y personal. Especializada en comunicación corporativa, es codirectora de 960 Pixels Comunicación. Ha trabajado en los gabinetes de comunicación del Gobierno de Aragón, de Expo Zaragoza 2008 y de Ebrópolis; ha sido la responsable de prensa de la Institución Ferial de Barbastro y de varias ediciones del Congreso de Periodismo Digital. Fue jefa de redacción en Aragón Rutas. Completó su formación en RNE en Aragón y en Agencia EFE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>