Fabio Grosso

Mundial de Alemania (2006): Utiliza la confianza para elevar el rendimiento

Publicado el 7 septiembre, 2015 | Viriato Monterde Alloza | Motivación

Caso: La inesperada importancia de Fabio Grosso en el título de Italia

No fue un Mundial espléndido en juego el de Alemania -récord negativo de goles-, pero sí lo fue en su conjunto. Desde la belleza de los estadios que se construyeron para la cita, hasta el fantástico ambiente que rodeaba a los partidos, la animación y la emoción reinante -por ejemplo en las semis y en la final-. Y por encima de todo destacó la supremacía europea: 6 de las 8 selecciones que jugaron los cuartos de final eran europeas, como también lo fueron las 4 que pasaron a la final.

El Mundial tuvo un semi-inesperado campeón: Italia. Inesperado porque no parecía aquella la mejor selección transalpina ni muchísimo menos. “Semi” porque Italia es Italia y sería capaz de ganar un campeonato con el equipo F, su mentalidad competitiva está así de bien trabajada.

Si analizamos los 14 jugadores que usó Marcello Lippi en la final del Mundial -Buffon, Zambrotta, Cannavaro, Materazzi, Grosso, Camoranesi (Del Piero 86), Pirlo, Gattuso, Perrotta (Iaquinta 61), Totti (De Rossi 61), Toni.- es probable que uno de los apellidos más desconocidos sea el de nuestro protagonista: Grosso.

Fabio Grosso no había tenido una carrera rutilante. La primera vez que fue convocado por Lippi (2003) jugaba en el modesto Perugia. Al año siguiente, fichó por un conjunto que militaba en la segunda división, el Palermo. Después de ascender y hacer un brillante temporada en la Serie A, Lippi se lo llevó al Mundial y lo puso de titular durante todo el campeonato. Era una apuesta del seleccionador que, si salía mal, prensa y afición se encargarían de recordárselo para el resto de su carrera, pero a Lippi esos factores le pillaban ya curtido.

Y encima -como vamos a comprobar- le salió bien, pero que muy bien. Grosso, que antes que lateral izquierdo fue medio, siempre tuvo una muy buena base técnica y un buen disparo a puerta. Y así lo demostró cuando el reloj marcaba el minuto 118 de partido -faltaban dos minutos para ir a penaltis- de la semifinal del campeonato que enfrentaba a Italia y la local Alemania. A la salida de un corner, el siempre brillante Pirlo encontró el hueco por donde hacerle llegar el balón a Grosso y este -el tipo que nadie conocía- la cruzó con habilidad propia de delantero. En el descuento y fruto del desconcierto alemán, Del Piero ratificaría el 2-0.

Pero no quedó ahí -como si fuese poco- la aportación de Fabio Grosso. Porque este lateral izquierdo desconocido para la mayoría fue el encargado de lanzar y anotar el último penalti de la tanda en la final del Mundial. El que le dio el título a la Azurra. Y además lo hizo con pasmosa tranquilidad y eficacia, portero a un lado, balón al otro. Campeones.

Después del Mundial Grosso fichó por el Inter -típico fichaje tras buena actuación en Mundial-, pero no llegó a tener demasiadas oportunidades. Luego continúo su carrera en el Olympique de Lyon y la Juventus, donde sí tuvo mayor continuidad, pero nunca alcanzó un gran protagonismo.

Si -tal y como venimos haciendo en esta serie sobre el Mundial de Fútbol- sacamos la aplicación de este caso a nuestro entorno laboral, podemos concluir que detectar el potencial de los trabajadores (bien sean compañeros o empleados o cualquier tipo de relación profesional) y otorgarles la confianza necesaria nos ayuda a maximizar su rendimiento. Quizás Grosso no era el que más destacaba, quizás tenía sus debilidades -no era especialmente buen defensor para lo que es Italia-, pero tenía sus fortalezas -calidad y disparo- y Lippi las supo ver y potenciar. Y el resultado no fue nada malo.

Las preguntas son muchas: ¿Hacemos esto en el trabajo? ¿O etiquetamos rápidamente a los compañeros y trabajadores? Y tú, ¿qué sientes que hacen contigo? ¿Tienes la confianza de tu jefe? ¿Valora tus puntos positivos o te penaliza por tus puntos negativos?

 (Ver vídeo en: https://www.youtube.com/watch?v=wrJ81ezdL28)

Fuente de la fotografía

http://img.bleacherreport.net/img/slides/photos/003/457/379/hi-res-71369001-fabio-grosso-of-italy-scores-his-teams-first-goal-in_crop_north.jpg?w=630&h=420&q=75

 

Vuelve a la Serie: “5 consejos para el trabajo, extraídos de los Mundiales de Fútbol”

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sobre el autor

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Europea de Madrid y la Universidad de Lund (Suecia). Su formación se ha visto ampliada a numerosos campos como el marketing, el SEO, la creación de productos transmedia,etc. En cuanto a su recorrido profesional, comenzó su trayectoria en el ámbito radiofónico (Cadena SER, Aragón Radio y otras), para posteriormente probar diferentes ámbitos -DIRCOM, agencia de noticias, etc- y terminar fundando 960 Pixels en 2008. Empresa que dirije desde entonces, así como los proyectos que de ella derivan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>