PNL

¿Buscas una comunicación más eficaz?

Publicado el 23 diciembre, 2013 | Livia Álvarez Almazán | Motivación

Cuando te comunicas, ¿tu mensaje llega de forma eficaz? ¿A veces se malinterpreta? Una metodología que te puede resultar útil es la de los creadores de la Programación Neurolingüística, Richard Bandler y John Grinder, basada en tres sistemas: visual, auditivo y kinestésico.

El primer paso es detectar cuál es tu sistema preferente:

1. Visual

Piensa en tus últimas vacaciones, ¿lo primero que te viene es una imagen? En ese caso, puede que seas visual. Los visuales utilizan términos relacionados con imágenes: desde mi punto de vista, poner el foco de atención, ya veo lo que dices, un futuro brillante, no lo veo claro… Tienen una alta energía, un tono de voz elevado, hablan rápido, cambian de un tema a otro con facilidad, gesticulan mucho y en la parte alta del cuerpo. Mueven su cuerpo hacia el interlocutor y necesitan espacio entre ambos. Interrumpen a menudo. Buscan el contacto visual. Cuando se quedan pensativos, sus pupilas miran hacia arriba.

2. Auditivo

Si al pensar en las vacaciones pasadas lo que te ha venido es un sonido, es posible que seas auditivo.  El vocabulario de los auditivos está asociado a los sonidos: en la misma onda, en armonía, me suena a chino, hacer oídos sordos, lo dijo alto y claro… Tienen una energía media: un tono de voz más tranquilo, hablan más despacio, siguen un relato coherente, organizan muy bien sus ideas, inclinan su cabeza hacia atrás, utilizan un vocabulario muy preciso, gesticulan menos que los visuales y en la parte media del cuerpo. Cuando escuchan, no establecen contacto visual. Al reflexionar, sus pupilas miran hacia los lados.

3. Kinestésico

Se basa en los sentidos del gusto, el olfato y el tacto. Es posible que seas kinestésico si cuando has pensado en tus vacaciones, te ha venido en seguida un olor, un sabor o una sensación física. Tu vocabulario estará lleno de expresiones como: estar en contacto, estar hecho polvo, tomarse algo a pecho, tener los pies en la tierra, es una persona fría, tener olfato… Los kinestésicos tienen un nivel de energía más tranquilo. Hablan despacio y con un volumen bajo, su respiración es lenta y aunque gesticulan mucho, lo hacen lentamente y en la parte inferior del cuerpo. Se tocan mucho el pelo. El ambiente y la comodidad les influye en la concentración.  Cuando piensan, sus pupilas miran hacia abajo.

¿Sabes ya cuál es tu sistema preferente? ¿Y el de las personas que te rodean? La siguiente fase es acomodar tu lenguaje a los tres sistemas para ser capaz de conectar mejor con tus interlocutores. Recuerda utilizar predicados de los tres tipos, así como dibujar o utilizar imágenes para explicar algo -de este modo llegarás a los visuales más fácilmente-, reflexionar previamente sobre el contenido de lo que vas a decir y su estructura -para llegar a los auditivos- y hablar de experiencias que te ayuden a conectar con los kinestésicos.

Material utilizado

 

 

 

 

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sobre el autor

Licenciada en Ciencias de la Información, rama Periodismo, por la Universidad Pontificia de Salamanca. Coach ejecutiva y personal. Especializada en comunicación corporativa, es codirectora de 960 Pixels Comunicación. Ha trabajado en los gabinetes de comunicación del Gobierno de Aragón, de Expo Zaragoza 2008 y de Ebrópolis; ha sido la responsable de prensa de la Institución Ferial de Barbastro y de varias ediciones del Congreso de Periodismo Digital. Fue jefa de redacción en Aragón Rutas. Completó su formación en RNE en Aragón y en Agencia EFE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>